Quiero sentir que estás

Quiero que estés aquí y hablemos de cualquier cosa, riamos y después nos vayamos a la cama para arrullarnos a caricias.

No estás, no estarás, nuestra historia terminó, pero ¿cómo se lo explico a este espacio tan vacío que me recuerda que contigo ese vacío era vida?.

Quiero sentir que me abrazas y acaricias mi cabello. Que me besas sin prisa y con ternura. 

Ha de ser la soledad que se ha adueñado de este espacio y me recuerda que contigo este vacío cobraba sentido. Cobraba caricias. 

Quiero sentir que piensas en mí y sonríes, que quieres estar aquí como tantas noches. 

Pero no, cariño. No estás ni estarás porque nuestra historia ya terminó y acepté el final… pero solo quiero que llenes un poco de este estúpido silencio que me está consumiendo.

Quiero sentir que estás.

View text
  • hace 3 horas

Él me gusta, me gusta como jamás pensé que pasaría. Me gusta en lo secreto y prohibido, me gusta entre risas de la nada y pláticas de todo. Me gusta la manera en que me hace perder la vergüenza y me entrego a desearlo tanto, tanto que me duele la piel si no me insinúa sus ganas, si no me acaricia. Él me gusta, contra todo pronóstico, contra toda ley de gravedad y normas de comportamiento. Él me gusta y mi cuerpo lo grita al sentirlo cerca. Él me gusta en el sentido más estricto de la palabra, en el sentido más práctico del placer. Me gusta su piel y la magia. Me gusta su risa y la barba. Él me gusta para contarle los cuentos de las mil y una noches, sin ropa, dispuesto, con ganas… Y en su cama. Si, él me gusta.

Hablando con Pericos, Mercedes Reyes Arteaga  (via la-chica-de-adamantium)
View quote
  • hace 3 horas
  • 674

Lo primera vez que fume y sentí su poder toxico me dije… “Mañana no fumare más, sólo fue un antojo, un capricho” y una semana más tarde compré toda una cajetilla. La primera vez que probé una cerveza me desagrado el sabor y me jure no volver a tomar porque el olor era nefasto… varias fiestas después con calor y el ambiente a lo que daba, le encontré el gusto a una cerveza bien helada. Cuando caí en la cuenta de que me gustabas lo negué al instante sacudí la cabeza y trate de pensar en otra cosa. “Mañana se me pasará, mañana ya no vas a gustarme.” Comencé a pensarte de más, a encontrar tu imagen a cada instante. “Yo puedo” “Yo soy fuerte” “Tú no, jamás, no puedo enamorarme…” Meses después, al igual que con todos mis vicios, sin darme cuenta ya no podía dejarte, cientos de poemas, versos y cartas, sacaste mi lado artístico a flote. El alcohol y el tabaco siguen aquí, tú, no. Tu ausencia me ha causado un terrible síndrome de abstinencia. Lo dicen mis dedos, lo confirma este exceso de blancos, de tinta, de letras.

Mercedes Reyes Arteaga  (via la-chica-de-adamantium)
View quote
  • hace 3 horas
  • 482

Nunca me gustaron los zapatos, eran tan molestos, yo quería correr descalza, sentir el pasto, la tierra mojada. Meter los pies en el agua encharcada, en la gran tina de mi abuela, en el chapoteadero del jardín de niños. Nunca me gustaron los zapatos, yo no tenía pies, tenia alas. Y cuando los pies me brotaban, como ciruelos en verano, no los usaba, allá, en las nubes no hacían falta. Nunca me gustaron los zapatos, no iban conmigo, ni con mi danza. “Que incómodos que son” pensaba. Yo quiero ir a la milpa descalza, un festín de sensaciones para mi alma. ¡No quiero zapatos mamá! Yo quiero que la madre me acaricie con tierra, me bese con sol. Hoy no voy a ponerme zapatos… Hoy no.

Mercedes Reyes Arteaga  (via la-chica-de-adamantium)
View quote
  • hace 3 horas
  • 147
View photo
  • hace 3 horas
  • 31
View photo
  • hace 3 horas
  • 292785

La noche lo entrega todo sin hablar

La noche se entrega a mí hoy. 

Quiero bajar de este autobús, perderme en el paisaje. Lejos de la ciudad.

Quedarme en medio de la nada y del todo a la vez., quedarme aquí. Pero el autobús sigue su paso y entonces me quiero quedar allá.

Él autobús tampoco quiere caminar, pero avanza contra su voluntad mientras yo observo a través de sus cristales empañados del cadáver de la lluvia.

Observo el cielo repleto de estrellas, iluminado por la luna en plena oscuridad. Se oculta entre las nubes furiosas que lanzan relámpagos para abrazarse entre sí y consolarse. Son relámpagos callados y truenos susurrantes. Ha dejado de llover pero ellos no se quieren ir.

Ese cielo cobija la ciudad y su caos se disminuye a simples luces, luces que a lo lejos seducen mi mirada y mis labios para exhalar una sonrisa, luces que desaparecen mientras se asoman las sombras de pequeñas montañas, sombras grandes y pequeñas, contando historias con sus siluetas.

Quiero dejar este autobús, quedarme aquí, allá o por dónde pasaré en unos segundos. Solo escuchar la entrega de la noche. Leer lo que el cielo con su luna, estrellas, nubes y estruendos quiere decirme.

Quiero no saber del mundo y descifrar lo que esas luces me ocultan.

Quiero entregarme a la noche como ella lo hace ahora.

 

View text
  • #night lights moon here entrega noche luces ciudad susurros
  • hace 3 horas

Quiero dejar este autobús

Quiero dejar este autobús, acompañar a la lluvia allá afuera.

Quiero compartir su historia y escuchar cada una de sus gotas.

Quiero escuchar su canto y cantar con ella. Cantar sin hacer sonido alguno más que la voz que sale de mi cuerpo pausado.

Quiero cerrar los ojos y abrazar el agua.

Quiero que el tiempo corra a mi alrededor mientras yo siento que nada pasa.

Quiero quedarme callada sintiendo su alama.

Quiero esperar unas horas y al final gritar.

Gritar fuerte y que sea ella quien escuche mi historia en silencio.

View text
  • hace 2 días
View photo
  • hace 2 días
  • 22171
View photo
  • hace 2 días
  • 508758
x